Huerto urbano / Foto: Markus Spiske (unsplash)

Elegir el tipo de plantas adecuadas para tu huerto urbano

Aprender a implementar métodos orgánicos en su jardinería expresará su preocupación por su salud y el medio ambiente. Mostrará cuánto te importan las plantas que cultivas, y tu deseo de asegurarte de que sean lo más saludables posible. Esto es extremadamente loable. Como cualquier otra habilidad, sus habilidades de jardinería orgánica sólo crecerán con el tiempo y la experiencia. Sigue leyendo para obtener algunas ideas que pueden resultar invaluables.

Palear la tierra que es mayormente arcilla puede ser difícil por la dureza del suelo, y porque se pega a la pala. Facilita el trabajo de palear cubriendo ligeramente la pala con una capa de cera, y luego puliendo la superficie. Tanto la cera para coches como la cera para suelos funcionarán bien. La arcilla se deslizará de su superficie y evitará el óxido.

Transforma los mangos de tus herramientas de jardinería en ingeniosas reglas de medición. Es posible utilizar herramientas con mangos largos, como rastrillos, azadones y palas, como palos de medir. Sólo tienes que poner tu herramienta en el suelo y luego poner una vara de medir al lado del mango. Con un marcador permanente, anote las medidas pertinentes en el mango de la herramienta. Esta regla modificada le servirá bien cuando empiece a trabajar en su jardín.

Antes de plantar las semillas, déjalas en remojo durante una noche en algún lugar oscuro. Tome 3-4 semillas, póngalas en un pequeño frasco o recipiente y cúbralas con agua. Esto permitirá que sus semillas se hidraten y tengan una ventaja al crecer. Las semillas tendrán entonces una mayor oportunidad de durar y florecer.

Una forma sencilla de reducir el contenido alcalino de su suelo es diluirlo con los posos de café. Este truco asequible devolverá el ácido que su tierra requiere. Este simple acto puede llevar a que los vegetales tengan mejor sabor y se vean más atractivos.

Intenta “hervir” las malas hierbas para deshacerte de ellas. Hervir el agua en una olla es un “herbicida” seguro. Vierte agua caliente directamente sobre las malas hierbas, pero no la pongas en tus plantas. Las raíces de las malezas están dañadas por el agua hirviendo que, a su vez, inhibe el crecimiento.

¿Eres uno de los millones de personas a quienes les encantan las hojas de menta fresca, pero odias absolutamente la forma en que tienden a apoderarse de cualquier jardín en el que se plantan? Mantén el crecimiento de la menta bajo control plantandolas en macetas y/o contenedores de jardín. Planta el contenedor en la tierra, pero sus paredes mantendrán esas raíces cautivas, ¡y evitarán que la planta engulla tu jardín!

Es posible utilizar materiales naturales así como otras plantas para ayudar a mantener las plagas lejos de su jardín. Las babosas se mantienen alejadas de las caléndulas y las cebollas cuando se plantan en un jardín. Si colocas ceniza de madera alrededor de la base de un arbusto o árbol, evitarás las plagas de insectos. El uso de métodos como estos elimina la necesidad de pesticidas químicos, que pueden ser duros o incluso dañinos.

Ya tienes los productos, las herramientas y las habilidades para poner en marcha esos jardines orgánicos. ¡Esto es absolutamente fantástico! Estos consejos deberían proporcionarle una buena base para su jardinería. Podrías encontrar algunas nuevas técnicas que puedes probar en tu jardín.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.